KARTZAROT

Desde Euskadi nos llega el álbum de esta veterana formación llamada Kartzarot. Una obra repleta de calidad y con unas canciones que te ‘petaran’ los tímpanos. Charlamos con su batería, Jorge Cobelo sobre la elaboración de “L” y la actualidad de la banda vizcaína.




Antes de comenzar, me gustaría daros la enhorabuena por el SONIDAZO del grupo y las canciones de vuestro nuevo y EXCELENTE trabajo “L”.
Cuando Roberto Mellid, me hizó llegar el disco, lo primero que pensé al escucharlo fue: ¡Suenan de la LECHE! Dicho lo cual, es una putada no saber euskera. Igual es el momento de empezar a bucear un poquito en el idioma.

La historia de la banda se remonta a finales de los 80’s. Contadnos un poco sobre los inicios de Kartzarot y su bagaje musical hasta nuestros días. Kartzarot lo forman Javi Gallego (Guitarra) y Rober Mellid (Guitarra) el 4 de Febrero de 1989, festividad de Carnaval de Deusto, un barrio de Bilbao Oeste del que ambos son originarios. La primera formación “estable” fue la conformada por Asier Vicario (voz), Rober, Javi, Mitxi al bajo y Jon Lekunberri a la batería. Con esta formación consiguen bastante reconocimiento, y ojo, esto no es la típica fantasmada de nota de prensa: Yo era fan de la banda de chavalito, lo viví en primera persona, y estos tíos lo petaron bastante. Con el tiempo Asier y Jon dejaron la banda (Jon de hecho, fue sustituido por Natxo, un amigo mío del colegio y actual baterista de Split 77), y al final acabaron por separarse en el 99. En 2013 pasan dos cosas: Primera, que Iberia Metálica (sello madrileño) saca un recopilatorio con las dos primeras maketas (Kartzarot y Cuestión de Tiempo), y segundo, que en Lezama, el pueblo de Asier y zona en la que Kartzarot es “patrimonio cultural”, se lo camelan para hacer un concierto con la célebre estrategia del “no hay huevos”. Desgraciadamente, Jon y Mitxi no pueden por problemas de salud, y entramos a formar parte Txetxi Robredo (bajo) y yo (batería). Txetxi tocaba con Rober en un grupo tributo a la época del Load y el Reload de Metallica que se llamaba Hojalatica, y a su vez tocaba conmigo en un grupo de versiones que se llamaba Megamilf. Tela con los nombrecitos. Y así fue como entramos. Y hasta hoy.

Hace unos días, Roberto Mellid, uno de los guitarristas del grupo me aclaró el motivo del nombre de Kartzarot. ¿Os importaría repetir el significado del nombre de la formación para los seguidores que aún no lo sepan? El nombre es una “Euskerización” de Carcharoth, el lobo guardián de Angband, la fortaleza de Melkor en El Silmarillion de J.R.R. Tolkien (la precuela literaria de El Señor de los Anillos). Básicamente, y simplificándolo mucho, es “el perro del malo”. Significa “Fauces Rojas” en Síndarin, la “lengua macarra” de los elfos (la lengua de la “jet set élfica” es el Quenya). En esencia es la “Tolkienización” de Fenrir, el lobo gigante de la mitología nórdica, a pesar de que el nombre sea 50% griego (Carcha) y 50% inglés antiguo (Roth). No era un bicho muy listo, ya que en el libro tiene la brillante idea de comerse un Silmaril, una de las piedras mágicas talladas por Feanor (El tío de Galadriel, un máquina pero un puto psicópata), que es como si tú o yo nos comemos un trozo de uranio enriquecido. Fatal. Al final muere a manos (o patas, más bien) de Huan, el perro lobo de Beren (“El perro del bueno”). Anda que los frikis adolescentes de los 90 no traíamos guasa con “El perro Juan”… Como anécdota, decir que, del mismo modo que Tolkien se basa en la mitología nórdica y la pérdida de la mano de Tyr por un mordisco de Fenrir para crear la historia de Beren y Carcharoth, ésta a su vez sirve en 1979 de inspiración a George Lucas para crear la pérdida de la mano de Luke Skywalker a manos (valga la redundancia y nunca mejor dicho) de su padre en el centro minero de Cloud City en Bespin.

¿Cómo se gestó la creación y grabación del nuevo disco? Los temas son básicamente composiciones de Javi y Rober a las que los demás fuimos añadiendo nuestros toques personales. Nos las mandaban y las íbamos escuchando poco a poco, y en los pocos ensayos para los conciertos de ‘Arima Ez Da Galtzen’ (el anterior disco) que solíamos hacer, les dedicábamos un ratillo. Con el tiempo nos dimos cuenta que ensayar para los bolos era un poco tontería porque al final eso no te hace más que coger vicios y cansarte de los temas, y empezamos a dedicar más tiempo a las composiciones nuevas. Al final, cuando se acercó la fecha de grabar (Un par de meses antes), hicimos lo mismo que con el disco anterior, que es dejar de ensayar y prepararnos cada uno nuestras partes en casa.

¿Cómo habéis conseguido aunar un sonido tan pesado y tan cristalino? ¿Se trata de una seña de identidad del grupo?Gran parte del mérito es de las composiciones de Rober y Javi, que dejan respirar bastante a las canciones en cuanto a dinámicas, lo cual hace que Asier, Txetxi y yo podamos centrarnos en dichas dinámicas e intensidades. La otra gran parte del mérito es del grandísimo hacer de Pedro Monge (Vhäldemar) como productor.

Personalmente, además del sonido global del álbum, el resultado de guitarras lacerantes que habéis logrado me FLIPA. ¿Ha sido algo premeditado o se trata de un proceso evolutivo de la banda? Totalmente premeditado. Javi y Rober siempre han tenido muy claro cómo querían su sonido de guitarras, y tengo que decir que es algo que me parece respetabilísimo y genial. Por explicarlo sin términos técnicos rebuscados, digamos que no querían el sonido moderno ultraprocesado típico de las produs de guitarra actuales, pero tampoco el sonido crudo old school tanto del sonido antiguo como de las bandas que intentan emularlo actualmente. A fin de cuentas, suenan como les gusta, y eso está bien.

Como os he comentado al principio, aunque no entiendo un carajo de Euskera, el sonido nítido y robusto del grupo, unidos al sentimiento que transmiten y los desarrollos pesados y, por momentos, complejos que transitan entre el Heavy Metal o el Metal Progresivo, han evocado en mi memoria recuerdos de unos parajes y tierras que AMO profundamente y que me han llevado a disfrutar y admirar vuestra obra “L”. ¿Cómo definirias el sonido de Kartzarot?Kartzarot es una banda compuesta por cuarentones y cincuentones, y por eso es muy triste que, en cuanto a composición, sonemos más innovadores y menos “encorsetados” que la mayoría de grupos jóvenes. El purismo y el excesivo respeto a las tradiciones (En este caso, los clichés y los tópicos de producción metaleros) es un problema entre la chavalería del género. Por eso nos molesta que en muchas entrevistas y reseñas (al revés que en este caso, jeje) se mire exclusivamente nuestro DNI y se nos defina como una banda “clásica” en el sentido rancio de la palabra, cuando le realidad es diametralmente opuesta.

Vuestras letras tienen temáticas muy variadas: marginación social, alzheimer, violencia machista, la pasión de algunos miembros de la banda por el Athletic, etc… ¿Cuál es vuestra forma de componer? ¿El punto de partida es una melodía, un riff, una letra? Actualmente, la forma de componer es la siguiente: Rober y Javi son los que componen las canciones. Cada uno hace las suyas en su casa y nos las envía a los demás por WeTransfer. Seguidamente, Txetxi y yo componemos nuestras partes de bajo y batería respectivamente, intentando que sean lo menos arquetípicas y lo más alejadas de los estándares del género posible. Y por último, en el 99% de los casos Asier (cantante) hace las letras y compone las melodías de voz sobre lo que le pida el cuerpo. En definitiva, que hay dos compositores (Javi y Rober), y sobre sus bases los otros tres componentes hacemos lo que nos apetece.


KARTZAROT ES UNA BANDA COMPUESTA POR CUARENTONES Y CINCUENTONES, Y POR ESO ES MUY TRISTE QUE, EN CUANTO A COMPOSICIÓN, SONEMOS MÁS INNOVADORES Y MENOS ‘ENCORSETADOS’ QUE LA MAYORÍA DE GRUPOS JÓVENES”


¿De dónde surge la idea de llamar a vuestra nueva entrega “L”? Viene del número 50 en romano, ya que Asier, Javi y Rober los cumplieron el año pasado. En cierto modo, enlaza con la temática de ‘Sehaska Kanta’, del anterior disco, que trata sobre el paso del tiempo, las responsabilidades de la vida adulta, la educación de los hijos, etc… Personalmente, me encanta el hecho de enlazar temáticas y composiciones en discos diferentes. Vale que no es el Twelve Step Suite de Dream Theater, pero estas cosas siempre tienen su puntillo.

La portada del disco a pesar de ser sencilla, tiene su punto (a mi particularmente, me gusta por ese lobo aullador, no creo que haga falta que os diga el motivo… ) ¿Tiene algún mensaje escondido? La portada y el diseño del artwork tenían que ser “fáciles de hacer” desde el punto de vista de la ejecución técnica, ya que me iba a encargar yo de ello y no soy profesional del diseño, así que cuantas más dificultades me quitase de encima, mejor (Tengo un Photoshop 7. No el CS7, el 7. No digo ná y lo digo tó). Para ello, me inspiré en tres de mis portadas favoritas de la historia: El blanco de los Beatles, el Discipline de King Crimson, y el negro de Metallica. Todas ellas portadas “simples” sin mucho tomate. Por otro lado, había un par de condiciones sine qua non, que eran la inclusión del lobo, así como de una serie de palabras en segundo plano que contuviesen la letra “L” y que por diferentes razones consideramos que eran importantes tanto para nosotros como para la historia de la banda.



La última composición “Train” es una mezcla de euskera, inglés y castellano. ¿Os planteáis cantar en otro idioma además del euskera en nuevos trabajos? Por otro lado, el tema suena a despedida… ¿nos podéis decir algo al respecto? Train es un tema “de mentiras” que ni tocamos en directo ni ensayamos, porque “no existe”. A tiempo de entrar en el estudio (y al de salir, si me apuras, jeje) no tenía ni estructura ni letra. Cuando terminé de grabar las baterías, grabé con Pedro una línea de batería básica y unos cuantas muestras de cada elemento del kit para poder programar los breaks necesarios más adelante, y a medida que fueron grabando los demás, también fueron haciendo loops de cada instrumento. Al final, Asier hizo la letra en tres idiomas diferentes, lo cual, para un tema rockero y “gamberro” como éste, me parece una genialidad brillantísima. En un principio pensamos meterla como bonus track, pero al final tiene su pista, aunque la letra no esté en el libreto. En cuanto a la temática, trata de lo que es tener una banda de rock duro a ciertas edades, es decir, que lo mismo dura diez años más como puede ser que nos separemos la semana que viene.

¿Qué puede esperar de Kartzarot una persona que no haya visto nunca a la banda en directo? Para empezar, Txetxi es el virtuoso del grupo, y yo ejerzo de “segundo frontman” en cuanto a show escénico, así que lo primero que se van a encontrar es un grupo que se salta los topicazos jerárquicos del género.

Otra cosa que se van a encontrar en bastante improvisación. Solemos incorporar o eliminar elementos durante el concierto, incluso durante las propias canciones, cambiamos el carácter de algunos fragmentos de los temas incorporando ritmos de otros estilos según nos apetezca (Swing, Reggaeton, Grindcore), y también interactuamos mucho tanto entre nosotros como con el público, incluso en “plazas” grandes.

Otra cosa buena que se van a encontrar es que podemos defender los discos en directo. Si vienes a vernos, no te vas a llevar el chasco de que el disco suena brutal pero en directo suena a cartón.

Lo que está claro es lo que NO te vas a encontrar si vienes a un concierto de Kartzarot: Pirotecnia, músicos poniendo pose forzada de malote que se mueven menos que un gato de escayola, ropa negra, más pistas disparadas que música real, maquillaje… Si te gusta ese tipo de Metal, mejor no vengas porque te vas a llevar una desilusión. Pero si no tienes miedo a ir cambiando de siglo, no dudes en venir [risas].


“SI NO ME EQUIVOCO, TENEMOS YA COMO SEIS O SIETE TEMAS NUEVOS EMPEZADOS”


Antes de toda esta situación de confinamiento, ¿teníais conciertos previstos? Varios, pero es lo que ha tocado. En lo particular nos ha venido muy bien, ya que Javi me ha ido mandando material que tiene y le he podido dedicar tiempo. Si no me equivoco, tenemos ya como seis o siete temas nuevos empezados.

Por otro lado, al respecto de las consecuencias del confinamiento en el arte, hay una cosa que me gustaría comentar: Hay mucha gente de varios gremios “no artísticos” relacionados con el arte, tanto asalariados por cuenta ajena como autónomos, que van a pasarlo muy mal con esta situación, y hablo de personal administrativo de oficinas de management, técnic@s de sonido y luces, electricistas, montador@s, personal de producción y stage management… Y ésta gente necesita que los “artistas” les apoyemos pero nos hagamos a un lado para no quitar protagonismo a sus protestas. ¿Por qué digo esto? Pues porque últimamente estoy viendo que se están realizando “movilizaciones” a este respecto, y muchas bandas y músicos se están subiendo al carro con el único fin de promocionarse y ponerse el pin, y en muchos casos estos músicos son gente que no vive de la música y que tiene sus trabajos “convencionales”. ¿Qué se consigue con esto? Pues que se frivoliza la problemática, y las protestas de l@s trabajador@s profesionales de los curros “convencionales” del mundo artístico en busca de una solución institucional a su situación laboral se banalizan, porque unos cuantos mecánicos, ingenieros, soldadores, comerciales y abogados que en su tiempo libre tocan un instrumento, fagocitan esta protesta en nombre de su hobbie, y todo por sumar media docena de likes y hacer promo. En definitiva, que el músico heavy promedio debe ser responsable y no joder la marrana, porque hay gente que lo está pasando realmente mal.

¿Cómo percibis el panorama Metalero a nivel general y en particular en vuestra tierra, Euskadi? “Demasiado” bien. La categoría técnica de los músicos, la de la producción, el bagaje melómano de los intérpretes o la puesta en escena están a un nivel, a mi parecer, superior al del norte de Europa y a la par del de Estados Unidos. Pero hay un problema gravísimo, y es la falta de originalidad: La gran mayoría de bandas de Metal de temas originales en Euskadi, a pesar de pasarse técnicamente por la piedra a las de media Europa, son “Tributos encubiertos” cuyas composiciones se basan en repetir fórmulas más vistas que el tebeo. Y eso es algo que, como colectivo, nos tendríamos que mirar. ¿Quién tiene la culpa de esto? Pues el hecho de que no hay manera de sacar de la cabeza a los grupos lo que yo llamo “el círculo vicioso de la promoción”, es decir, el proceso de “dar  la brasa en redes sociales + grabación + videoclip + presentación del disco + pago del impuesto revolucionario a los medios impresos + tocar gratis en algún festi grande a las 5 de la tarde”. Esa fórmula está más acabada que Lars Ulrich, y muchas bandas tienen miedo a arriesgar en lo compositivo porque no se atreven a salirse de los estándares de éste círculo vicioso.


Javier Gallego (guitarra), Txetxi Robredo (bajo), Asier Vicario (voz), Jorge Cobelo (batería)
y Roberto Mellid (guitarra), ellos son, Kartzarot.

Pensando en lo bien que suena la banda, vamos a soñar un poco… ¿dónde os veis de aquí a un par de años? ¿de gira por España, Europa, América, grabando un nuevo álbum… o todo junto? Lógicamente, de gira no. La mayoría del grupo tiene responsabilidades de lunes a viernes que son incompatibles con girar “de verdad”. A parte de que, si ya nos cuesta meter gente fuera del Gran Bilbao y el Txorierri, como para andar pensando hacer cosas más allá, jeje. Por otro lado, nuestra filosofía a este respecto es clara: Tenemos la suerte de que todos los veranos hacemos varios conciertos muy bien remunerados con un caché muy por encima del  habitual en bandas de nuestro género y nivel, y por ello en invierno podemos permitirnos hacer sólo los conciertos que nos apetezca como hobbie, incluso si nos salen a perder. El asunto es que sabemos perfectamente dónde nos metemos. Para que se me entienda: En otoño-invierno-primavera, preferimos hacer un concierto cutre de bar en el que sabemos que nos vamos a divertir y vamos a pegarnos una buena cena, a tocar en un “Pacofest” de los que se supone que “te dan visibilidad” y “son una oportunidad”,  pero al final sólo te acarrean presiones y preocupaciones, y para terminar tocando para los mismos cuatro gatos y no sacando nada en claro. Y si podemos permitirnos hacer esto es porque todos los veranos nos hacemos tres o cuatro conciertos de 800 pavos cobrando en A.

Por otro lado, lo de salir a tocar fuera de nuestra área es algo que nos encanta, pero siempre dando prioridad al viaje, la cena, la juerguilla y ese tipo de cosas que a lo que el concierto nos pueda aportar artísticamente: Nos lo tomamos más como un fin de semana con los amigos que como algo musicalmente relevante. Y, por supuesto, si cuadra que un invierno nos hacemos tres conciertos fuera, ni locos se nos ocurre llamarlo “gira” como hace mucha gente [risas].

¿Qué opináis de las nuevas plataformas de difusión tipo Spotify, podcast, Amazon? Si, como en nuestro caso, tu objetivo es únicamente dar a conocer tu “arte” sin ningún tipo de ambición especial, son una maravilla. Pero si quieres que te dé dinero, no te obceques con ello porque no sirve. Es como la promoción: A pesar de que las plataformas sean digitales, el público es analógico. Es algo que se empezó a ver hace cinco o seis años, cuando bandas con decenas de miles de seguidores en RRSS se quejaban de tener problemas para hacer media entrada en tascas de 50 personas y culpaban de ello al poco apoyo del público, pero en la sala de al lado había un grupo sin Instagram ni Twitter metiendo a 250 personas. Pues esto es lo mismo. Si quieres que la gente vea lo que haces, Spotify es fantástico, pero si quieres que te haga tocar más y en mejores condiciones, mejor vete a una oficina y paga un mánager.

Por otra parte, hay que recordar que estamos hablando de Metal, un género en el que la media de edad es bastante alta y la tecnología no es tan “definitiva” como en géneros propios de gente más joven. En tales circunstancias, creo que, para la difusión del Metal, las plataformas digitales más adecuadas siguen siendo las Redes Sociales “obsoletas” ( O “de viejos”) como Youtube o Facebook.

Cuáles son vuestras influencias musicales y bandas o músicos favoritos? Bastante variadas. Digamos que Asier, Javi y Rober son de Rock y Heavy más clásico y “setentero”, mientras que Txetxi y yo somos más de ”progresivo” y de los 90s. Lo cual tiene bastante  sentido porque, a pesar de ser muy clásicos somos una banda con muy pocos topicazos ochenteros. En lo personal, a la hora de hacer baterías para Kartzarot, hay dos géneros (Ambos noventeros) que siempre tengo presentes, y son el Brit Pop y el Technical Death Metal. Cada vez que hago una batería, mi frase de referencia es “¿Que tendría que hacer en este tema para contentar a Chuck Schuldiner y Damon Albarn?”. Y por supuesto, sus “corolarios”: Para los fragmentos “prietos” previos a las resoluciones, me inspiro mucho en las partes instrumentales de bandas como Necrophagist u Obscura, mientras que para secciones más “holgadas” hago lo propio con grupos como Kaiser Chiefs o Franz Ferdinand.

Por último, si surgiese la posibilidad de colaboración con otros músicos o bandas, ¿quiénes os gustaría que fuesen? Yo diría que la elección del consenso sería Joe Lynn Turner, por lo siguiente: Ha cantado con Michael Shenker, que es uno de los guitarristas favoritos de Rober y Javi, ha formado parte de la “Saga Purple”, de la que Asier es fan declarado, y su baterista Garry King es amigo mío. Así que casi todos contentos (menos Txetxi).

En lo personal, me gustaría colaborar con gente con la que creo que tengo afinidad personal, como Devin Townsend, John Bush (Ex Anthrax), Howard Jones (Ex Killswitch Engage), Lzzy y Arejay Hale, o bandas como Dry River, Pearl Jam o SuTaGar.

Muchísimas gracias por tu tiempo, Jorge Cobelo. Ha sido un verdadero placer charlar contigo y poder conocer un poquito mejor a Kartzarot.

Desde nuestra humilde morada, queremos animar a la banda para que sigáis adelante con un proyecto sonoro tan interesante como es el vuestro. No tengáis ninguna duda que desde “El Aullido de la Bestia”, vamos a promocionar vuestra propuesta musical.

Un abrazo a todos y GRACIAS de nuevo.

ESKERRIKASKO!


En el siguiente enlace de la emisión de EL AULLIDO DE LA BESTIA, podéis escuchar varios temas del excelente disco de Kartzarot “L”.
https://www.spreaker.com/episode/24268375

Aquiles “El Vikingo” para LA MÚSICA DE EL AULLIDO DE LA BESTIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s