KISS – “Crazy Nights” (1987) Review

El año de publicación de “Crazy Nights” fue un tiempo en el cual vieron la luz algunas de las mejores obras de la década. En la producción de su decimotercer disco, Gene Simmons y Paul Stanley contaron con Ron Nevison. Avalado por sus trabajos con Led Zeppelin, UFO, Survivor, MSG, ect… La pareja que guía el destino de Kiss buscaba un sonido diferente, que a su vez, les incluyese en la tendencia de producciones muy de la época de los 80’s. De las once canciones de componen el álbum, siete están cantadas por Paul Stanley y cuatro por Gene Simmons. En su momento, la obra fue muy criticada por su falta de fuerza y el exceso de producción y teclados. En mi modesta opinión, el disco es una maravilla y suena CAÑÓN, especialmente la guitarra de Bruce Kulick que nos deleita con solos y riffs de auténtico ‘guitar hero’.

Sus letras continúan en la línea transgresora y mujeriega que siempre ha sido una de sus señas de identidad. Con un abanico de riffs sencillos y efectivos que acaparan gran parte del protagonismo de todo el álbum.

El espectáculo de buen rollo y color se abre con“Crazy Crazy Nights”. Un estribillo comercial y pegadizo que nos incita a la diversión y a disfrutar sin complejos de un fabuloso disco de la banda del beso.



“I’ll Fight Hell To Hold You” inicia su andadura de manera vibrante con Bruce Kulick en plan destripador de punteos en vena. La voz de Paul Stanley le proporciona ese toque sensual y eléctrico durante todo el desarrollo de la canción.

“Bang Bang You” comienza con el rugido felino de Paul y los devaneos de nuevo guitarreros para que la voz de Kiss nos acompañe con un estribillo fardón y en plan canalla. Kulick cada vez que puede replica con su guitarra la voz del ‘chico de las estrellas’.

La guitarra de Bruce Kulick nos rompe el alma y nos hace vibrar junto a la batería de Eric Carr. Gene Simmons entra a saco de forma abrupta y cruel en “No, No, No“, para ejecutar una canción trepidante y comercial repleta de riffs enérgicos y adictivos. La actitud y los tintes hard rockeros quedan muy patentes con un tema como esta que nos muestra a unos Kiss dispuestos a hacernos gozar de lo lindo.

De nuevo Gene Simmons otorga un halo erótico y transgresor a “Hell Or High Water”. La pieza contiene un solo memorable de nuestro querido y reivindicado Bruce Kulick.

Hace tiempo leí en algún lugar que “My Way” es la peor canción de la banda neoyorquina. Curiosamente, a mi me ¡ENCANTA! Igual no tengo demasiada credibilidad al respecto.




“When Your Walls Come Down” es una oda canalla y gamberra donde vuelve a lucirse la guitarra de Bruce Kulick junto al empuje y energía que insufla a la canción la voz de Stanley. ¡Cuando tus paredes se vienen abajo! En fin, otro PELOTAZO sonoro que desborda tus sentidos.

No podía faltar la power balada y la tenemos gracias a “Reason To Live”, con su inevitable videoclip muy ambientado en la estética del momento. Como curiosidad, Paul Stanley se enamoró de la modelo que aparece en él y estuvo a punto de complicarle mucho la vida.



“Good Girl Gone Bad” nos sirve para escuchar la forma llena de actitud y emotividad que destila Simmons en su interpretación. Uno de los capos del grupo se deja ver de nuevo… ¡y de qué forma!

“Turn On The Night” fue el tercer single del álbum que nos recuerda mucho a Bon Jovi. Otra muestra de buenas vibraciones y de la actitud desenfada de Kiss.



El ladrón de la noche nos lleva al final con “Thief In The Night”. Un fin de fiesta contundente y lleno de cortes vitales y comerciales que a su vez.

Crazy Nights cumplirá el próximo mes de septiembre treinta y tres años. Después de seguir escuchando los surcos de sus pistas a día de hoy, creo que el disco suena genial y ninguno de sus once cortes huele a relleno. De hecho, fue un éxito en ventas alcanzando la certificación de platino en febrero de 1988. Un GRAN trabajo de etapa ‘sin maquillaje’ que no logró el reconocimiento que merecía por la calidad que atesoraba.


Paul Stanley (voz), Gene Simmons (bajo), Bruce Kulick (guitarra) y Eric Carr (batería) fueron los artífices de ‘las noches locas’ de Kiss”.

El ambiente mujeriego y sexual siempre estuvo presente en la temática de las letras de la banda neoyorquina. Aquí tampoco falto ese toque canalla y desenfadado que es seña de identidad de Kiss.


Aquiles “El Vikingo” para LA MÚSICA DE EL AULLIDO DE LA BESTIA.